5 razones para visitar Israel

enero 12, 2019
Tips de viaje

Actualmente, tal vez muchos no vean a Israel como un gran destino turístico. Entre conflictos bélicos y un gobierno de dudosa moral, la gente intenta evitar visitar Israel. Lo cual es un error muy grande. La verdad es que el interior del país es pacífico, donde los turistas son recibidos con brazos abiertos; gente orgullosa de su cultura y felices de presentarla a todo visitante. Y por cierto, cuentan con algunos de los paisajes naturales más impresionantes en el mundo: desde hermosas playas, hasta planicies verdes llenas de paz.

Aquí te diremos cinco motivos para que te animes a visitar una de las tierras con más historia en la humanidad:

  1. Peso histórico y religioso en Jerusalén.

Oír la palabra Jerusalén, inmediatamente lleva a casi la mitad del mundo a la historia de su religión. Ninguna ciudad en el mundo guarda una herencia espiritual tan rica e intensa como Jerusalén. De hecho, ahí es donde se encuentran los lugares más sagrados de las tres principales religiones monoteístas (y hermanas). Por ejemplo, los judíos encuentran el Muro de las Lamentaciones, vestigio del antiguo Templo de Salomón, donde hace más de dos mil años, los judíos se postran para llorar por su dispersión en el mundo; para los cristianos, está la Basílica del Santo Sepulcro, al final de la Vía Dolorosa, recorrido por Jesús en su calvario; la Cúpula de la Roca es el símbolo más reconocido de Jerusalén, y resulta ser el punto más importante en la religión musulmana, pues ahí está albergada la piedra desde la que Mahoma inició su ascensión al cielo. Junto con La Meca y Medina, Jerusalén conforma las tres ciudades santas del Islam. (Existen muchísimos más puntos religiosos por todo el país).

  • El Mar Muerto y la Fortaleza de Herodes (Masada).

El Mar Muerto resulta ser uno de los más saludables. Contiene 20 veces más bromo, 15 veces más magnesio y 10 veces más yodo que cualquier agua marina. Estos componentes ayudan a relajar los nervios, las alergias cutáneas y beneficios para las funciones glandulares. Casi es un tratamiento completo. No es necesario que vayas a acampar. Por toda la cosa del Mar Muerto, encontrarás hoteles lujosos, y podrás recorrer la gran y moderna ciudad de Tel Aviv. Una vez exfoliados e hidratados no hay que perder la oportunidad de acercarse a la impresionante fortaleza de Masada construida entre el 103 y el 76 a.C, pero cuyo desarrollo y esplendor se produjo bajo el reinado de Herodes.

  • El centro del misticismo judío (Safed)

Safed es la ciudad más importante del estudio cabalístico de la tradición y mística judía. Es una ciudad pequeña, donde la mayoría de sus habitantes viste según la tradición: ellas, falda debajo de las rodillas y un pañuelo ocultando los cabellos si están casadas; ellos, con el kipá (gorra ritual que cubre parcialmente la cabeza), luciendo barba y las dos trenzas a ambos lados de la cabeza. Es una ciudad ideal para tener clases del judaísmo. No temas, la gente es muy amistosa, felices de contarte sobre sus tradiciones e invitándote a participar en algunas, especialmente en la comida.

  • Comida, comida y más comida

Hay restaurantes abiertos a cualquier hora, mercados llenos de productos frescos y deliciosos, cafés y más. Para los israelíes, la comida es un símbolo de tradición y reunión familiar, pero también de orgullo nacional. Sus principales alimentos son: shakshouka, el desayuno favorito, con una fritura de tomate, cebolla, pimiento y todo lo dejan cocer con huevos estrellados; boreka, una masa de hojaldre rellena de ingredientes como champiñones, aceitunas, quejo, y todo lo que gustes; el hummus, tal vez el más conocido junto a la pita. Alimentos deliciosos, sobran.

  • Tel Aviv

Tel Aviv, urbe y capital económica de Israel, ciudad vibrante y cosmopolita pero de arquitectura interesante. En esta ciudad (ahora parte de Tel Aviv) encontrarás un encantador casco antiguo compuesto por un enjambre de callejuelas al más puro estilo árabe donde cada fin de semana se celebra un interesante mercado en el que se venden antigüedades, ropa de segunda mano o productos del Mar Muerto. Y, después de las compras, nada mejor que darse un chapuzón en una de las bulliciosas playas de la ciudad. ¿Nuestra recomendación? La playa de Drummers, con un ambiente bohemio y alternativo donde cada viernes por la tarde los ruidos de los tambores resuenan hasta bien entrada la noche. Y que no falte un buen cocktail (o dos) en las manos.

Traducir »